• comercial@cronicadelquindio.com

Domótica, un sueño infantil del futuro, hoy toda una realidad

Domótica, un sueño infantil del futuro, hoy toda una realidad La domótica es mucho más que simplemente un teatro en casa operado con un solo control remoto. Los pilares sobre los que se fundamenta este concepto son seguridad, eficiencia y confort.

Por: Juan Jaramillo Arango (*)

Recuerdo aún cuando durante mis juegos infantiles contemplaba esa ilusión fantástica del futuro, de ese distante año 2000 que bien nos vendió la televisión. La gran mayoría de mis fantasías lúdicas contemplaban la posibilidad de habitar con mis padres en algo parecido a la casa de los supersónicos, con todo y un robot que ayudara con los quehaceres domésticos, vehículos que 'Volaban' y una cantidad atiborrante de artilugios electrónicos que hacían todo por garantizar el confort total de quien los usaba.

Pues el tiempo pasó, crecí y ya no hicieron más supersónicos; pero el futuro que llenaba de emociones mis sueños comenzó a materializarse cuando escuche por primera vez esa palabra tan especial, “Domótica”. Cuando la escuche por primera vez en la universidad, no podía creer que fruto de mis estudios (Ingeniería electrónica) en algún momento me toparía con algo parecido a Robotina, que con una fascinante voz sintetizada muy seguramente me diría “Siempre para servirle señor!”, y una serie de electrodomésticos que armónica y autónomamente me brindarían confort, entretenimiento y seguridad.

Hoy, dedico mis días a integrar proyectos de domótica, construyo el sueño de un niño alimentado de TV, en complejos modelos de integración de entretenimiento, seguridad, eficiencia y confort. Nunca conocí a Robotina, pero interfaces como Siri abren una amplia posibilidad de control a corto plazo.

He aprendido de la experiencia del usuario, de lo que realmente adolece y cómo la tecnología le ofrece una solución. La domótica es mucho más que simplemente un teatro en casa operado con un solo control remoto.

Los pilares estructurales sobre los que se fundamenta este concepto son la seguridad, la eficiencia y el confort. Toda integración tecnológica orientada a unificar el control y autonomía de los sistemas de seguridad y eficiencia energética (recursos) converge en mayor confort para los habitantes de una casa.

La industria moderna realiza una cruzada por unificar protocolos (lenguajes) de comunicación entre dispositivos domésticos en la búsqueda de una integración a mayor escala y más natural (nativa). Las grandes compañías de Domótica ofrecen dispositivos centrales de integración y unificación de comunicaciones entre una amplia gama de dispositivos, a estos elementos los llamamos 'controladores'.

Dichos controladores recopilan estructuralmente la información de control y estado de los dispositivos conectados a él (múltiples mecanismos de conexión según sistema o dispositivo) y a través de interfaces (pantallas táctiles, tablets, PC o móviles) entregan el control al usuario y la posibilidad de regular las acciones autónomas que puedan entregarle la confianza al habitante que vive en un hogar seguro, eficiente y altamente confortable.

Entre las características y dispositivos más comunes tenemos:

  • Sistemas de control de iluminación
  • Sistemas de alarmas de intrusión y robo
  • Telecontrol de encendido y apagado de motores de propósito general (cortinas, chimeneas, piscinas…)
  • Sistemas de entretenimiento audio visual (teatros y audio ambiental)
  • Sistemas de riego

El futuro, la convergencia y la ley de Moore nos conducen a situaciones cada vez más cercanas a eso que tal vez toda mi generación soñó, y muy seguramente una versión primaria de Robotina ya esté en nuestro bolsillo hoy.

(*) Nexos Ingeniería
www.nexosingenieria.com

Domótica,Ingeniería,Seguridad,Eficiencia,Comfort,Casas inteligentes,Futuro,Robots,Sistematización